viernes, 26 de abril de 2013

MANIFIESTO DIÁLOGO INTERRELIGIOSO. Manifiesto para la paz


Fundación cultural del Mediterráneo



Madrid, 20 de enero de 2005



Los aquí presentes (cristianos, judíos, musulmanes, monjes zen e hinduístas) manifestamos nuestro apoyo a la paz en la sociedad española y en el mundo, basada en el respeto mutuo de las ideas y las creencias y en el principio moral de no hacer al próximo lo que uno no desea para sí mismo.

El respeto... Es el término adecuado para el diálogo entre las culturas religiosas.
No es cuestión de vencer ni de convencer sino de comprender. El acercamiento y el diálogo son la propuesta deseada y oportuna.

El precepto único es el respeto a la naturaleza divina que existe en cada persona. Se trata de la esencia común a todas las existencias.
Por lo tanto todas las religiones propugnan trabajar para que la paz se instale en el interior del ser humano.

El verdadero lenguaje común a todas las personas y religiones es el amor. Cualquier camino espiritual nos ayuda a encontrar este amor en todos nosotros.

Aprender a convivir es el camino de la paz, eso implica creatividad para enriquecer la cultura del mediterráneo. 

Conocerse y respetarse es necesario para convivir en paz, para construir la paz juntos, para que haya paz en la humanidad. Las culturas religiosas encierran un enorme arsenal de paz que ha de ponerse en común, a la vez que se produce una profunda conversión en las culturas religiosas hacia su núcleo más auténtico. 
El respeto es tanto más posible cuanto hay mayor experiencia del misterio; en él todos somos uno. A la luz de esta experiencia de unidad, las diferencias, se dejan de percibir como amenazas y se experimentan como riquezas. Unas riquezas que no podemos despilfarrar a la vista de los retos de nuestro tiempo. 
Por lo tanto:
Es necesario redescubrir las fuentes místicas que están en la raíz de todas las culturas religiosas.
De esta experiencia nace una ética no impuesta desde fuera sino como expansión de lo que verdaderamente es el ser humano. Además, desde las diferentes culturas religiosas es necesario aportar aquellos elementos de sus tradiciones que están directamente relacionadas con y para la justicia, pues sin ella no puede haber verdadera paz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario